Una noche mágica para celebrar la fe